Contacto 4773-4125
Cerrar sesión

Quiénes Somos

La Fundación Santa María de Luján, institución de bien público, sin fines de lucro, es la entidad propietaria del Instituto desde sus comienzos hasta la actualidad.

La Fundación está dirigida por un Consejo de Administración de ocho miembros, que pueden ser ex alumnos, padres de alumnos o de ex alumnos, ex docentes o personas allegadas a la Fundación. El Instituto Santa María de Luján con sus tres niveles y sus talleres extra programáticos trata de mantenerse fiel a los objetivos fundacionales, adaptándose a los cambios que impone la evolución de la comunidad en la que brinda su servicio educativo.

El lema La Obra de Todos guía a nuestra institución desde su nacimiento y compromete a sus integrantes a cumplir la tarea y los objetivos preservando la armonía y la calidez para que nuestros alumnos se eduquen en un ámbito adecuado para asegurar su formación como personas íntegras y preparadas para afrontar los desafíos que impone la sociedad del Siglo XXI.

Funciones del Consejo Administrativo
   •    Determina las políticas educativas, laborales, económicas y financieras.
    •    Asume la representación legal frente a las autoridades.
    •    Aprueba y supervisa la gestión del Equipo Directivo y de la Administración
    •    Aprueba la admisión de familias al Colegio.

 

En 2022 nos disponemos a celebrar con alegría nuestro  60º aniversario, reafirmando los principios que nos legaron los fundadores y proyectando con entusiasmo los años futuros.
Historia y principios

Nuestro fundador, el padre José María Mackinnon, párroco de Nuestra Señora de Luján,  era una persona generosa y decidida. De acuerdo con ese carácter emprendedor, a comienzos de la década del sesenta se propuso concretar uno de sus mas grandes sueños. Para ello contó con el apoyo fundamental del padre José Luis Luna, su mano derecha, y juntos fundaron el Instituto Santa María de Luján. Desde el inicio convocaron a un grupo de padres para conformar una comunidad educativa que, en este año, celebra su sexagésimo aniversario fiel al lema que impusieron los fundadores; el colegio es La Obra de Todos. Mackinnon, Luna y aquel grupo de padres, juntos, formaron el equipo que puso a funcionar al colegio en aquellos tiempos.

Durante los primeros años la actividad escolar se desarrolló en un salón de la Parroquia y, en 1966, el Instituto cumplió el sueño de la casa propia al inaugurar el edificio que es su sede hasta el día de hoy, en Tres de febrero 760. El colegio crecía en todos los aspectos y en 1968 egresó la primera promoción del nivel primario que, cinco años después, en 1973, completó el ciclo escolar. La comunidad celebró con orgullo a sus primeros egresados.

Además de su jerarquía sacerdotal, el Padre Mackinnon era ingeniero civil y poseía una sólida formación académica, pero por sobre todo, era un gran hacedor. El Padre Luna, por su parte, dejó su huella en la faceta educativa. Así, ambos  concibieron una Institución que garantiza a los egresados el acceso fluido a la educación terciaria. También, con la clara lucidez, le dieron (nos dieron) a los laicos el espacio que el Concilio Vaticano II reclamaba en sus Documentos. La Fundación Santa María de Luján estuvo siempre integrada por laicos y fue siempre la dueña del colegio, por expreso deseo de sus fundadores. Ese espacio es hoy irrenunciable para nosotros.

El Padre Luna falleció en 1973 y el Padre Mackinnon en 1981, pero el legado de ambos se mantiene inalterable. Desde hace varios años el Consejo de Administración está integrado, en su mayoría, por ex alumnos y ex docentes que conocen las aulas y, sobre todo, el espíritu del Colegio, consolidando de esa manera una sólida cadena de transmisión que sostiene los valores que los fundadores imprimieron al Instituto.

El 60º aniversario es una buena ocasión para renovar el compromiso de ofrecer a nuestros queridos alumnos una educación dinámica, actual, rica, que fundamentalmente les enseñe a pensar, que los haga intelectualmente tan activos y comprometidos que jamás deban recurrir a estímulos engañosos. Como siempre, el lema La obra de todos es el motor que impulsa la tarea y, con la protección de Nuestra Señora de Luján, seguiremos brindando a la comunidad nuestro servicio de alta calidad educativa y transmisión de valores cristianos.

Fundación Santa María de Luján